El abogado y socio de Bahamondez, Alvarez y Zegers afirmó además que inversionistas norteamericanos en capital de riesgo ven al país como plataforma para llegar al resto de la región.

—¿Qué opinión tiene respecto de la industria de capital de riesgo en Chile?
—Hoy la industria se reduce a dos grandes fondos: Austral y Aurus, que han sido los más exitosos, pero tienen limitaciones en fondos y en personas como para estar en cada una de empresas en las que está invirtiendo.
Lo que falta son los llamados “súper ángeles”, o sea gente que invierta US$100.000 o US$200.000 para que la operación sea mucho más flexible y más rápida.
Asimismo, actualmente, la industria está operando en base a proyectos piloto. Pues generalmente se está apostando sólo en productos algo más probados que antes.
En Chile hay hambre por parte de inversionistas, pero además para invertir desde acá hacia el resto de Latinoamérica. Gente de venture capital (capital de riesgo) norteamericano ve al país como plataforma, pero con operaciones regionales.

—¿Falta fomento para potenciar esta industria?
—Hasta ahora los proyectos que han sido exitosos han sido 100% fruto de iniciativa privada, y han sido aplicaciones básicamente tecnológicas, muchos de ellas relacionadas con el e-commerce. Sin embargo, si se habla de procesos industriales, se requiere un contacto mayor con la empresa privada. Ojalá haya una especie de buzones en las compañías y una mayor coordinación de Corfo, con el objeto de agilizar los procesos.

—¿Dónde está viendo oportunidades?
—En temas tecnológicos, porque la inversión es baja y hay mucha gente creativa. Hemos visto empresas como Welcu, que incluso ya tienen operaciones en EE.UU. Otros proyectos como Arch Daily son notables, así como Pictorial (compañía que hace ilustraciones para e-books), que dará que hablar. Todos proyectos chilenos con gente con focos globales.

Hay otros casos como el de Groupon, que hace un año tenían un equipo de 10 personas y hoy son más 300. Esta firma compró Needish –firma originalmente chilena– y ésta última pasó a ser la filial de Groupon en Latinoamérica.

En general, hay mucho interés por hacer una especie de backoffice de temas tecnológicos. Es decir, que haya ingenieros que desarrollen softwares específicos para las compañías. Además, en herramientas de aplicación para usos determinados como localización y marketing, y proyectos derechamente relacionados al e-commerce.
Otra área interesante a la que hay que enfocarse es la biotecnología.

Ver Publicación

Martes, 19 de Abril de 2011